Punk architecture
& Social projects

Workshop geodésico – Symbioza 34º EASA Festival 2014

ATENCIÓN: “GEODESIC GEOMETRIES” ES LA EVOLUCIÓN DE LOS WORKSHOPS QUE SE LLEVAN IMPARTIENDO DESDE 2012, DE LAS INVESTIGACIONES QUE SE DESARROLLAN SIN PAUSAS DESDE ENTONCES Y DE LOS PROYECTOS QUE SE HAN IDO REALIZANDO CON LA TÉCNICA DURANTE ESTE TIEMPO. SE ACONSEJA ESTUDIAR TODOS ESTOS ASPECTOS PARA TENER UNA VISIÓN MÁS COMPLETA DEL TEMA.

Antecedentes: Cúpula Geodésicas "low-tech"

Durante los últimos años se ha activado, alrededor de nuestro interés para las geometrías geodésicas, un ciclo de investigación, creación de prototipos y aplicación de los resultados obtenidos para la implementación de proyectos reales.

Existen diferentes técnicas constructivas aplicables a las geometrías geodésicas, cada una con distintos niveles de exigencia tecnológica, de materiales y de infraestructuras. Nuestro objetivo es simplificarlas todas, por eso estructuramos nuestro trabajo de manera que las diferentes fases del ciclo se alternan y retroalimentan la una a la otra en un espiral creciente hacia el “low-tech”.

Poco a poco esta investigación se ha establecido como uno de los principales ejes de estudio y experimentación en Ctrl+Z.

En general hemos estado trabajando en la búsqueda de soluciones que podían ser implementadas utilizando la madera de palet como material de base para la creación de espacios laborales o habitativos, particulares o comunitarios, en autoconstrucción. Por eso, aunque se Geodésica nudo vortex goodkarma construyeron prototipos con otras técnicas, se estaban principalmente investigando y experimentando a escala real la técnica “Brujodesica™” y la “Sin nudo de doble ángulo en madera”.

Antes del verano se había alcanzado, para ambas, un nivel de simplificación por el que no se podía avanzar sin comprobar en el campo, y con personas no capacitadas, la aplicación de nuestras intuiciones y los avances ya propuestos para el desarrollo low-tech de cada método constructivo.

Symbioza - 34º festival del "European Architecture Students Assembly"

Fue exactamente en este momento en que tuvimos constancia de la convocatoria para “Symbioza”, el 34º Festival del Easa (European Architecture Students Assembly) que se iba a celebrar en Veliko Tarnovo (Bulgaria), con la presencia estimada de 550 estudiantes y tutores provenientes de más de 50 países.
Este festival anual fue celebrado por primera vez en Liverpool en 1981 por estudiantes locales determinados en organizar un evento que pudiese revolucionar el panorama de los jóvenes arquitectos europeos y desde entonces se ha celebrado cada año en una localidad diferente, siempre sin perder su espíritu independiente e innovador.

Nos pareció inmediatamente el campo de pruebas perfecto para poner a la prueba los protocolos “low-tech” y la codificación de los sistemas constructivos, según sus exigencias de nivel tecnológico y materiales disponibles, que estábamos implementado.

La duración del festival se adapta a los tiempos que considerábamos Easa Symbioza workshop oportunos para el paso de los conocimientos básicos y algunos de los avanzados sobre este tipo de construcciones y además teníamos muchas ganas de compartir este conocimiento con los jóvenes de todo el mundo.

Así que mandamos nuestra propuesta que fue aceptada por el equipo organizador.

Siendo el festival basado en tutores voluntarios, contactamos con diversas instituciones. El “Istituto Italiano di Cultura di Sofia” ha financiado y apoyado nuestra iniciativa que también ha contado con el apoyo económico del “Colegio Oficial de Arquitectos de Sevilla” y con la generosa ayuda de Massimo Mazzone.

Desarrollo de nuestra propuesta

Durante las diferentes fases de presentación de los workshops, casi 40, nos llamó la atención la pregunta frecuente de que si alguna vez se había construido una cúpula geodésica. Esto nos puso manifiesta la naturaleza muy experimental del Festival a la que tuvimos que adaptarnos durante el desarrollo de nuestra propuesta.

Después de una primera introducción a los conceptos matemáticos y prácticos de la construcción y a la presentación de los diferentes sistemas constructivos, de las diferente opciones cualitativas y cuantitativas que se habían preparado, evaluadas las apetencias y el compromiso que el grupo quería dedicar a la construcción, así como los pro y contra de cada sistema, los estudiantes eligieron aprender y construir una “Brujodesica™” de 8 metros de diámetro y empezaron a enfrentarse a la tarea de dibujar plantillas y piezas, para la realización de los triángulos.

En esta fase decidimos colocarnos en un cuarto vacío en la segunda planta del edificio del bar. A pesar de las evidentes desventajas de trabajar en interior, por ejemplo en el aspecto acústico, finalmente nos pareció la elección más apropiada ya que nos permitía evitar las posibles lluvias y que las zonas generales de trabajo no parecían garantizar la seguridad del grupo, por la presencia de muchísimas personas utilizando maquinarias pesadas contemporáneamente y cada uno a su manera.

Además trabajar separadamente nos permitía evitar distracciones, organizar y ordenar el espacio de trabajo y el trabajo mismo según nuestras exigencias, al mismo tiempo que facilitaba también la comunicación y el paso de conocimientos.

El primer día se prepararon 2½ triángulos, el segundo 9, el tercero 22 y el cuarto casi 60. Las inseguridades y complicaciones que acompañaban al principio cada operación, incluso las más simples, se transformaron poco a poco en una cadena de montaje con varias operaciones para las que los estudiantes iban encontrando nuevas y mejores formas de llevarlas a cabo, de coordinándose siempre mejor, intercambiandolas y perfeccionándose día tras día.

Tras los primeros días se delegó también las tareas de “control de calidad”, de “control de flujos de producción de piezas”, y las de organización en general, tareas que, después de un lógico y natural agobio inicial, el grupo asumió progresivamente.

En general en esta primera fase el desafío para nosotros fue lo de organizar el taller de tal manera que los estudiantes pudiesen entrar progresivamente y con seguridad en la lógica de la construcción, aumentando paulatinamente la complejidad de las tareas y las cargas de trabajo, sin perder el interés y el entusiasmo durante el proceso.
Se programaron las tareas para que se volviesen cada día más complejas y se trató de mostrar los siguiente pasos para poner en evidencia en cada momento las razones por la que se le invitaba a realizar una tarea de una forma determinada.

Finalmente después de una semana de trabajo se acabó la producción de los triángulos que se bajaron a la localización del montaje, el patio de juego del colegio que hospedaba el festival, con la ayuda de los integrantes de varios otros workshop, con los que se habían ya establecido sinergias de ayuda, intercambio de materiales y herramientas durante la semana.

El montaje se desarrolló en tres días, la verdad es que teniendo tiempo de sobra nos la tomamos con calma. Incluso así, y siendo el único workshop dirigido por un solo tutor y el segundo más económico de todo el festival, acabamos la construcción con tres días de antelación. Desde el principio nadie dio mucho crédito a nuestro grupo y además trabajando en el interior, no dábamos muchas pistas sobre nuestros progresos.

El primer día se montó la mayoría de la estructura a nivel de suelo, el segundo se pasó a las partes más elevadas. El tercer día se abrió una puerta y se ejemplifican algunos posibles detalles.

Durante estas fases se unieron al grupo Nedyalko un vecino de la zona que ya se había interesado por el domo y se había acercado en diferentes ocasiones durante la producción de los triángulos, así como Mario, Martin y Georgi.

El primer día se montó la mayoría de la estructura a nivel de suelo, el segundo se pasó a las partes más elevadas. El tercer día se abrió una puerta y se ejemplifican algunos posibles detalles.

Durante estas fases se unieron al grupo Nedyalko un vecino de la zona que ya se había interesado por el domo y se había acercado en diferentes ocasiones durante la producción de los triángulos, así como Mario, Martin y Georgi.

Donación de la cúpula

El objetivo de nuestra iniciativa no fue nunca la construcción de una cúpula, un objeto, sino la transferencia de conocimientos sobre la manera de construir no sólo ésta, sino cúpulas geodésicas en general. El objeto construido solo era una herramienta necesaria para la actividad docente propuesta. Nuestra intención para el domo físico era que pudiera ser útil a alguien una vez que el taller se hubiese terminado.

No obstante la organización se lo ofreció ni el ayuntamiento ni la universidad local demostraron ningún interés durante el proceso, probablemente no se creyeron la propuesta. Al verlo terminado cambiaron rápidamente de opinión y lo pidieron prestado para exponerlo unas semanas cerca del monumento a los hermanos Asen, en la plaza principal de la ciudad. Una vez acabado el Festival Victoria Paova, estudiante del workshop, coordinó el desmontaje, el transporte y el nuevo montaje con éxito, demostrando así haber recibido formación suficiente para ello.

También lo pidieron en donación, mientras pero se había decidido donarlo a Nedyalko que había participado activamente en todo el proceso de ensamblaje, dotándolos así de los conocimientos necesarios para desmontarlo, volver a montarlo y consolidarlo en su localización definitiva. Al mismo tiempo con el trabajo desarrollado se había ganado el derecho a recibirlo gratuitamente y además sentíamos cierta sintonía con él y su plan de utilizarlo como lugar abierto al público para yoga y la enseñanza en una localidad montana cercana.

No obstante la organización se lo ofreció ni el ayuntamiento ni la universidad local demostraron ningún interés durante el proceso, probablemente no se creyeron la propuesta. Al verlo terminado cambiaron rápidamente de opinión y lo pidieron prestado para exponerlo unas semanas cerca del monumento a los hermanos Asen, en la plaza principal de la ciudad. Una vez acabado el Festival Victoria Paova, estudiante del workshop, coordinó el desmontaje, el transporte y el nuevo montaje con éxito, demostrando así haber recibido formación suficiente para ello.

También lo pidieron en donación, mientras pero se había decidido donarlo a Nedyalko que había participado activamente en todo el proceso de ensamblaje, dotándolos así de los conocimientos necesarios para desmontarlo, volver a montarlo y consolidarlo en su localización definitiva. Al mismo tiempo con el trabajo desarrollado se había ganado el derecho a recibirlo gratuitamente y además sentíamos cierta sintonía con él y su plan de utilizarlo como lugar abierto al público para yoga y la enseñanza en una localidad montana cercana.

También lo pidieron en donación, mientras pero se había decidido donarlo a Nedyalko que había participado activamente en todo el proceso de ensamblaje, dotándolos así de los conocimientos necesarios para desmontarlo, volver a montarlo y consolidarlo en su localización definitiva. Al mismo tiempo con el trabajo desarrollado se había ganado el derecho a recibirlo gratuitamente y además sentíamos cierta sintonía con él y su plan de utilizarlo como lugar abierto al público para yoga y la enseñanza en una localidad montana cercana.

Consideraciones y conclusiones

Dos años después la primera aplicación a escala real de la técnica “Brujodesica™” en la Casa de Marcello conseguimos construir en el mismo tiempo una cúpula de casi 3 veces el volumen, con 1.5 veces los triángulos, con personas totalmente ajenas a la técnica y a los procesos de autoconstrucción, utilizando el material proporcionado por los organizadores (que tuvimos incluso que intercambiar con otro workshop antes de empezar) y las herramientas disponibles que digamos no coincidían realmente con las de la lista de requerimientos compilada.

Nos enfrentamos así a complejidades y retos mucho mayores. Haberlos superado de forma tan fluida nos demuestra la capacidad de adaptación del sistema constructivo que estamos desarrollando y, gracias a su simplicidad, su capacidad de empoderar grupos de personas en tiempos muy breves.

Haber podido comprobar con éxito los resultados de nuestra investigación nos anima a seguir el desarrollo de la vertiente low-tech de esta técnica, que no requieren ni estructuras intermedias para garantizar su estabilidad durante la construcción, ni medios mecánicos, como grúas, lo que anularía las principales ventajas del sistema en cuanto a simplicidad, independencia, economicidad y empoderamiento.
En cambio el sistema “Brujodesico™” puede ser implementado con tan solo sierra, atornillador, cartabones y lápices.

A parte de esta consideraciones personales el éxito del workshop, entendido como actividad docente, solo se podrá medir por sí y cómo los participantes darán uso a los conocimientos adquiridos. Esperamos recibir pronto noticias y fotos de las cúpulas que hayan diseñado y construido.

Próximos objetivos: vocaciones y deseos

En futuro nos gustaría poder desarrollar un manual sobre esta técnica y en general sobre las cúpulas geodésicas en madera. A pesar de los medios de difusión disponibles hoy día, detectamos que la información disponible es muy pocas, a menudo muy mala, incompleta y demasiadas veces incluso engañosa.
Frente a las exigencias temporales de dedicación que la compilación de esta guía requeriría estamos pensado en un sistema de crowdfounding para financiar la iniciativa y la activación de diversas sinergias con instituciones públicas y privadas.

Mientras se están programando los workshop para el año 2015 tanto en Europa como en América Latina. Se invitan las instituciones o asociaciones interesadas en organizar un workshop, o simplemente personas interesadas en participar y aprender estas técnicas, a contactarnos: info@ctrlz.net

Estudiantes:
Afonso Miranda (Portugal), Alexander Tibari (Moldavia), Alina Sidarevich (Belarus), Ana Bertol (Spain), Anna Maslova (Russia), Cecile Vendeure (France), Elizaveta Chuhlantseva (Russia), Eva Logonder (Slovenia), Marcela Raczova (Slovakia), Marko Simsio (Finland), Nastya Belousova (Russia), Sandra Hurek (Poland), Victoria Paeva (Bulgaria).


Agradecimientos:
RuralBoxx, NoSoloPaja, Mario Meshkov, Martin Angelov, Georgi Komsalov, Paolo Grandissimo, todos y cada uno de los miembros de Easa Bulgaria y de los voluntarios que hicieron el Symbioza posible.
Espero volver a veros muy pronto, obviamente nunca en Easa Malta!

Información complementaria:
Facebook – Galería de imágenes
Idaaf – Revista digital sobre arquitectura, design y arte en general

Os presentamos también un pequeño ensayo de las fotos de la fotógrafa de arquitectura Alexandra Kononchenko, para verlas todas os invitamos a visitar su galería.

Noviembre 2014, la destrucción:

Incluso antes de nuestra llegada a Bulgaria éramos conscientes de que habría sido imposible para la organización de Symбиоза hacer frente a la gestión y al mantenimiento de todos los productos de los talleres, tras el enorme esfuerzo que realizaron para desarrollar el festival.
Nuestra idea era de todas formas colaborar con alguna iniciativa social local que habría recibido y puesto en valor, a través de su uso, la cúpula producida.

Después de haber ofrecido sin éxito un domo, que aún no existía, a diferentes instituciones, buscamos un destinatario y firmamos un acuerdo legal con los organizadores y con él para la transferencia gratuita de la cúpula. Según el acuerdo la entrega se habría realizado el 3 de Agosto, una vez acabado el festival, para ello reservamos un día para el desmontaje y encontramos un transporte para llevarla a su destino final, en el que se habría completado y consolidado.

Todo estaba listo, cuando los organizadores nos pidieron esperar. Querían moverla y usarla para promover sus iniciativas y el Ayuntamiento la quería en una plaza emblemática de la ciudad para promover su candidatura como Capital Cultural Europea.
Finalmente, para ayudar a los organizadores, aceptamos su petición y firmamos otro acuerdo que preveía la entrega entre el 19 y 31 de Agosto.

De vuelta a Sevilla, a pesar de todas las presiones posibles de Ctrl+Z, estas fechas se extendieron hasta el infinito. Así que la cúpula, sin que se hubiese terminado ni protegido, se quedó en la plaza a la intemperie por más de tres meses hasta que la Capitalidad Europea fue asignada a otra ciudad y la cúpula fue destruida no sabemos si en un momento de rabia o en un torpe intento de desmontaje.

Por un lado el ayuntamiento concibió la cúpula como un mero objeto expositivo y no se preocupó de protegerla y sobretodo de desmontarla correctamente, por el otro los organizadores del festival no supieron medir bien sus fuerzas lo que ha llevado a la destrucción de muchos de los proyectos realizado durante el festival, y también a no cumplir con los plazos acordados con nosotros.

Dado el escenario sería demasiado fácil culpar a los demás, pero en Ctrl+Z preferimos reflexionar sobre nuestra parte de responsabilidad y aprender de ello. Seguro no deberíamos haber cedido a la presión de los organizadores, sobre todo cuando tuvimos un camión listo para el transporte.

Deberíamos haber actuado de otra manera para evitar que la cúpula fuera utilizada como un mero objeto decorativo, que ha servido para embellecer la ciudad hasta que durará para luego ser desechada.

Reconociendo todos los esfuerzos producidos por los organizadores, invitamos a la asamblea EASA a reflexionar sobre las dinámicas que acompañan a sus festivales para evitar que se vuelvan a verificar en futuras ediciones situaciones similares.

Encontrar la manera de poner en valor no sólo el patrimonio intangible generado por la presencia contemporánea de estudiantes y propuestas provenientes de toda Europa, sino también aprovechar de forma más duradera y eficaz de las energías sociales y económicas invertidas por todos los participantes y de las producciones de los equipamientos e prototipos que se producen durante los festivales.

Todos los cursos de Ctrl+Z se pueden impartir indiferentemente en Español, Inglés o Italiano.

Más información sobre Ctrl+Z en el siguiente enlace: About
Para más información sobre los workshops, escribir a: Contacto
Las iniciativas y su calendario serán anunciadas en: Facebook

EN ES IT

Punk architecture & Social projects